El concurso de Ikea

Inspirado por el concurso de Ikea en el que te regalan la cocina, me he decidido por hacer un seguimiento de las reforma de mi casa. Así podré hacer partícipe a todo el mundo del infierno. ¡Si es que no se puede ser pobre! Sólo a mí se me ocurre pedir lo justito de hipoteca, en lugar de pedir para reforma, BMW, vacaciones en Cancún. De paso participaremos en el concurso, a ver si con suerte me ahorro los dineros de los muebles de la cocina.

La cocina, ¡ah, la cocina! Así es como me la encontré:

La cocina en sus inicios
La cocina en sus inicios

Ni en un piso de estudiantes de Burundi se podrían encontrar muebles más antiguos y desparejos. Pero si la vemos como la he dejado, a la mayoría le resultará desalentador:

¿Desastre? ¡Oportunidad!
¿Desastre? ¡Oportunidad!

¡Pero no para mí! Yo lo que veo es un mundo de posibilidades… ay, ay, ay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *