Restaurando un viejo Starforce (Parte I)

Hace unos años recibí de parte de una amigo un viejo amplificador Starforce SGA-140, que a su vez había recibido de un amigo, … Tenía los ejes de los potenciómetros rotos y había perdido el altavoz original, que había sido sustituido por un Beyma de 10″. Decidí que iba a recostruirlo, más que restaurarlo. Llegué incluso a comprar los potenciómetros de los valores más aproximados que pude encontrar en Sevilla. Y hasta ahí llegué. Era una época muy ocupada para mí, en la que dejé muchos proyectos sin terminar.
Estado inicial
Cuando hice la mudanza descarté el mueble del amplificador, por no trasladar más trastos de la cuenta. Con las prisas no saqué las esquineras ni el asa, que me vendrían muy bien ahora. Lo primero era localizar los potenciómetros que compré en su día. Una vez localizados, había que sacar la placa del chasis para poder desoldar y soldar los pot. Por suerte la distancia entre pines de los pot. debe estar estándarizada y los nuevos entran perfectamente el sitio de los viejos. Otra cosa es el diámetro de la rosca de montaje en panel, que en los pot. que se venden en Sevilla es mayor que la de los que vienen en la mayoría de los productos electrónicos.
Primer pot. cambiado. Obsérvese la diferencia de rosca.
Decidí no preocuparme por el momento del problema, y cambié todos los potenciómetros he hice una prueba para comprobar que no me había cargado nada. La prueba la hice con unos cascos para no complicarme mucho, aprovechando que el ampli. tiene salida para ellos.
¡Sigue funcionando!
Faltaba agrandar los agujeros del chasis para los nuevos pot. Intenté limarlos manualmente, pero el acero se rió de mi. Después de darle vueltas varios días, decidí comprarme una broca especial para agrandar agujeros en metales ferrosos y no ferrosos. Me costó 40 €, una pasta, pero el chisme me va a venir bien para bastantes proyectos que tengo en mente. El problema surgió cuando leí las instrucciones de la broca: Necesitaba un taladro de poca velocidad o velocidad variable. El mío duplicaba la velocidad de trabajo recomendada. Después de preguntar a los amigos si tenían un taladro así, caí en la cuenta de que tenía (y tengo) un atornillador de batería potente justo con el rango de revoluciones necesario. En unos minutos agrandé los orificios, e incluso monté un jack nuevo para poder enchufar pantallas externas.
Chasis montado junto a la super broca
Jack para  el altavoz
Los Starforce eran “famosos” en los noventa del XX por su horrendo sonido. Sin embargo, lo he probado con una de mis pantallas Marshall 1912 y suena bastante bien manteniendo el sonido limpio o algo saturado. Saturando a tope la distorsión suena de pena. Otro día intentaré poner un vídeo probándolo. A ver si en breve puedo escribir la continuación de la reconstrucción y para variar no se convierte en otro proyecto a medias.

Lineas Verticales de la Muerte en mi iMac

Mi iMac ha muerto. Tiene el siguiente aspecto:

Líneas verticales de la muerte
Líneas verticales de la muerte

Parece que es un fallo bastante común de los iMac. Un fallo de fabricación del que, parece ser, se desentiende Apple. Muy mal, Apple, muy mal. Tendré que ponerle un monitor externo para poder salvar los datos. No sé si intentar repararlo, seguir usándolo con otro monitor o jubilarlo. Lo que me faltaba ahora que mis cuentas no andan muy bollantes con la obra.

Mudando de piel

A las paredes del salón empiezan a crecerles la piel de un material llamado perlita. Ya se va vislumbrando el final, la luz a final del túnel (y no es un tren que viene de frente). Como no he picado las paredes, lo que hubiese supuesto alguna que otra montaña basura más y alguna que otra cuba, los escayolistas han aplicado una pintura o resina de agarre previamente. Un gallifante para el que encuentre el huevo de pascua.Una pista: pared de la izquierda.

La resina de fijación
La resina de fijación

La nueva piel de perlita del salón
La nueva piel de perlita del salón

A la pared del baño también le sale piel.
A la pared del baño también le sale piel.

Fin de la primera fase de la obra

Hoy mismo han terminado los albañiles. Ya tengo construido un nuevo baño, alicatado a falta de unas piezas que me han faltado, cocina alicatada, instalación de de tuberías completamente nueva, solería del salón repuesta, solería de mármol de la entradita puesta y un largo etcétera de pequeños detalles. Hoy además los escayolista han dejado el material para techos de baño y cocina, y reenlucido de toooooodo el salón. El jueves que viene, si no tienen contratiempos en el trabajo que están finalizando, empezarán. Ya queda mucho menos: Pintar, limpiar, reunir dinero para amueblar la cocina, etc. ¡Ouch! Dejo un par de fotos malillas del progreso.

baño-casi-terminado
Baño casi terminado

Cocina casi terminada
Cocina casi terminada

Tabiques para el baño

Ya han llegado los profesionales. La montaña basura ha perdido la mitad de su peso, que ha ido a parar a la cuba. Por todo el piso han ido apareciendo montoncitos diversos: ladrillos, arena, cemento, etc. Y están creciendo unos hermosos tabiques alrededor de lo que será el nuevo baño. Si todo va bien, en 3 semanas la obra estará terminada. ¿Conseguiré estar mudado para el comienzo del curso?

Tabiques para el baño
Tabiques para el baño

Decidiendo cosas: Azulejos y Muebles de cocina

Más o menos tengo una idea de cómo quiero que sea la cocina. La distribución de los muebles aún no la he fijado, pero espero tenerla pensada para este viernes. Lo que tengo decidido es como van a ser los azulejos y el tipo de mueble que quiero poner. Los azulejos serán blancos y de retales. La idea la he tomado de uno de los ejemplos de cocinas de la web de Ikea, que también aparece en su catálogo. Mi idea es solo alicatar las zonas “salpicables”: una franja de unos 30-40 cms por encima de la encimera. En la zona de los fuegos irán hasta casi el techo. Con esto consigo abaratar mucho los materiales, tanto pot cantidad de metros a usar como el precio por metro, al comprar cajas sueltas de distintas tiendas de restos, que suelen ser bastante baratos. Por otro lado, al ser una composición irregular, por los distintos tamañ, grosores y texturas, los puedo poner yo mismo con cemento cola: “No están mal puestos. Son así. Queda más artístico, como más expontáneo y tustico”. Para que os hagáis una idea os pongo la foto de Ikea (señores de Ikea, si no les gusta que use su foto me lo dicen y la quito):

Una idea orginal para los azulejos
Una idea orginal para los azulejos

Para los muebles he pensado usar el cristal (vitrinas altas) y la madera natural. El modelo que me gusta de Ikea es el Solär. Aunque quizás se salga de mi presupuesto. Si no gano el concurso de Ikea, y no me llega el dinero, lo mismo me hago yo mismo los frontales. Las estructuras (los cascos como los han llamado en una tienda en la que pregunté precio) son relativamente baratos. Lo que sale caro son los frontales. Tendré que mirar si sale más barato hacerse las puertas y cajones con madera natural,  o comparlos ya hechos. Estos son los muebles (señores de Ikea, lo dicho):
Los muebles para la cocina
Los muebles para la cocina

El concurso de Ikea

Inspirado por el concurso de Ikea en el que te regalan la cocina, me he decidido por hacer un seguimiento de las reforma de mi casa. Así podré hacer partícipe a todo el mundo del infierno. ¡Si es que no se puede ser pobre! Sólo a mí se me ocurre pedir lo justito de hipoteca, en lugar de pedir para reforma, BMW, vacaciones en Cancún. De paso participaremos en el concurso, a ver si con suerte me ahorro los dineros de los muebles de la cocina.
La cocina, ¡ah, la cocina! Así es como me la encontré:

La cocina en sus inicios
La cocina en sus inicios

Ni en un piso de estudiantes de Burundi se podrían encontrar muebles más antiguos y desparejos. Pero si la vemos como la he dejado, a la mayoría le resultará desalentador:
¿Desastre? ¡Oportunidad!
¿Desastre? ¡Oportunidad!

¡Pero no para mí! Yo lo que veo es un mundo de posibilidades… ay, ay, ay.