Restaurando un viejo Starforce (Parte I)

Hace unos años recibí de parte de una amigo un viejo amplificador Starforce SGA-140, que a su vez había recibido de un amigo, … Tenía los ejes de los potenciómetros rotos y había perdido el altavoz original, que había sido sustituido por un Beyma de 10″. Decidí que iba a recostruirlo, más que restaurarlo. Llegué incluso a comprar los potenciómetros de los valores más aproximados que pude encontrar en Sevilla. Y hasta ahí llegué. Era una época muy ocupada para mí, en la que dejé muchos proyectos sin terminar.

Estado inicial

Cuando hice la mudanza descarté el mueble del amplificador, por no trasladar más trastos de la cuenta. Con las prisas no saqué las esquineras ni el asa, que me vendrían muy bien ahora. Lo primero era localizar los potenciómetros que compré en su día. Una vez localizados, había que sacar la placa del chasis para poder desoldar y soldar los pot. Por suerte la distancia entre pines de los pot. debe estar estándarizada y los nuevos entran perfectamente el sitio de los viejos. Otra cosa es el diámetro de la rosca de montaje en panel, que en los pot. que se venden en Sevilla es mayor que la de los que vienen en la mayoría de los productos electrónicos.

Primer pot. cambiado. Obsérvese la diferencia de rosca.

Decidí no preocuparme por el momento del problema, y cambié todos los potenciómetros he hice una prueba para comprobar que no me había cargado nada. La prueba la hice con unos cascos para no complicarme mucho, aprovechando que el ampli. tiene salida para ellos.

¡Sigue funcionando!

Faltaba agrandar los agujeros del chasis para los nuevos pot. Intenté limarlos manualmente, pero el acero se rió de mi. Después de darle vueltas varios días, decidí comprarme una broca especial para agrandar agujeros en metales ferrosos y no ferrosos. Me costó 40 €, una pasta, pero el chisme me va a venir bien para bastantes proyectos que tengo en mente. El problema surgió cuando leí las instrucciones de la broca: Necesitaba un taladro de poca velocidad o velocidad variable. El mío duplicaba la velocidad de trabajo recomendada. Después de preguntar a los amigos si tenían un taladro así, caí en la cuenta de que tenía (y tengo) un atornillador de batería potente justo con el rango de revoluciones necesario. En unos minutos agrandé los orificios, e incluso monté un jack nuevo para poder enchufar pantallas externas.

Chasis montado junto a la super broca

Jack para  el altavoz

Los Starforce eran “famosos” en los noventa del XX por su horrendo sonido. Sin embargo, lo he probado con una de mis pantallas Marshall 1912 y suena bastante bien manteniendo el sonido limpio o algo saturado. Saturando a tope la distorsión suena de pena. Otro día intentaré poner un vídeo probándolo. A ver si en breve puedo escribir la continuación de la reconstrucción y para variar no se convierte en otro proyecto a medias.